LA IMAGEN ROTA

A BILINGUAL PAGE TO COLLECT AND DISCUSS COMMENTS ABOUT FILMS, THEATER AND ART AND SOME POLITICS. ENGLISH/SPANISH

Friday, August 27, 2010

TODO COMIENZA EN CASA

EL MILOS FORMAN DE CHECOESLOVAQUIA Por Sergio Giral

Milos Forman
Milos Forman nació el 18 de febrero de 1932 en Cáslav, Checoeslovaquia. Su padre fue un profesor judío y su madre protestante y ambos perecieron durante la ocupación Nazi en el campo de exterminio de Buchenwald. Producto de su triste infancia, Forman siempre ha conservado desde sus primeros films un humor irónico y despiadado con los regímenes dictatoriales. Después de terminar sus estudiós de guión en la Academia de Artes Escénicas de Praga, trabajó durante varios años en el deslumbrante espectáculo de medios mixtos La Linterna Mágica, que consistía en una producción audiovisual de imágenes proyectadas con música y teatro creada por el diseñador Josef Svoboda y dirigida por Alfred Radok, La Linterna Mágica ganó una medalla de oro en la exposición mundial de Bruselas en 1958 y el éxito del espectáculo llenó de satisfacción a los burócratas comunistas, pero finalmente Forman fue depedido por considerarlo "políticamente desconfiable".
Forman comenzó su carrera fílmica como asistente y actor en el film Automobil de Alfred Radok en 1956, fue escritor y director para la televisión checa y en cada uno de estos medios tuvo que luchar contra las restricciones del gobierno comunista en las artes. La genialidad de Forman reside en su actitud irrespetuosa con lo establecido y lo oficial. Desde su primer documental de largometraje, Audition, muestra una actitud crítica y burlona hacia el régimen soviético que dominaba a Checoeslovaquia. Escoge los temas más controverciales que denotan sus contradicciones con el sistema establecido. Audition, un docudrama sobre un concurso de canto, lleva las primeras manifestaciones de un discurso sombrío y a la vez humorístico sobre la triste cotindianidad de la juventud checa y sus deseos de trascender el marco opresor del sistema comunista.
Black Peter, también conocida como La oveja negra, cuenta las visisitudes de Petr (Ladislav Jakim), un joven de 17 años, que impulsado por su exigente padre, comienza a trabajar como vigilante en una tienda de autoservicio para espiar a los posibles ladrones. La trama describe la pobre vida del Petr que se mueve entre el trabajo, el hogar y los salones de baile donde una juventud se esfuerza en aliviar su monótona vida imitando los ritmos pop del occidente. La presencia de la música del mundo occidental es significativa en los films de Forman. La juventud trata de apropiarse de los últimos “hits” de los Beatles y Rolling Stones y los inovadores bailes de moda y en su lugar reciben melodias pasadas de moda y notas tradicionales de los abuelos.

En esta alegoría a la política soviética en una Checoeslovaquia ocupada es inevitable la influencia de Los 400 golpes de Francois Truffaut, ya que la "nueva ola" francesa representaba en aquellos momentos un signo de modernidad y libertad creativa que el medio de Forman carecía. Con este film Forman demuestra sus cualidades innovadoras que le hicieron ganar el primer premio en el festival de cine de Locarno. Si con Black Peter, se avisoraban los planteamintos contestarios que caracterizan a este director, en Amores de una Rubia Forman realiza una vedadera declaración sobre su inconformidad con los prespuesto sociales impuestos por los sovieticos a la juventud checa.

Una joven escapa de su familia abusive para caer en una relación amorosa mediocre que nuevamente la hacen víctima de los prejuicios de una familia de trabajadores que simboliza la mentalidad de la clase obrera. A lo largo del film el personaje protagónico de la rubia, lleva de la mano los aspectos cotidianos de una juventud sin grandes prespectivas más allá de la alienación en una Checoslovaquia cada vez más controlada por un régimen dictatorial. El film tiene una carga existencial que escapa al realismo socialista heredado del stalinismo, para abordar aspectos oscuros de la conducta humana. La escena de los dos jóvenes amantes en la cama desnudos rompe con la pecata moralidad soviética y mucho más lejos va cuando plantea el intento de suicidio de la joven, víctima de la fustración amorosa, en una sociedad que no le brinda sentido a su existencia. Es peculiar que uno de los carteles de propangada del film se ilustra con una cuchilla de afeitar como signo de la juventud checa del momento.

El baile de los bomberos, el último film de Forman en Checoeslovaquia, es un ataque mordaz a la mezquindad y la hipocresía de la clase dirigente y al partido comunista regional de un pequeño pueblo. El film no utiliza actores sino los bomberos reales de la pequeña ciudad donde se realizó el rodaje. Cuenta la historia del baile anual de departamento de bomberos voluntarios de un pequeño pueblo, donde se celebra el 86 cumpleaños de un ex jefe bombero. El Baile de los Bomberos, es una sátira sobre la conducta social y los males persistentes del estalinismo y a la vez una metáfora a la dirección del gobierno checo. Una serie de situaciones ridículas ponen de manifiesto la incompetencia de los dirigentes perdidos en una absurda burocrácia. En una mordaz escena los viejos dirigentes planean animar el evento con un concurso de belleza y toman de ejemplo un artículo ilustrado de una revista al otro lado de la cortina de hierro. En otra se descubre el robo de los regalos que se entregarán a beneficio de las víctimas de un incendio y para evitar la verguenza del ladrón, se propone apagar la luz y que este devuelva el hurto, pero el resultado es contrario y al regreso de la luz se descubre a uno de los ladrones robando. La sátira resultó demasiado fuerte, tanto para los bomberos que salieron a marchar en portesta por su representación en el film, como por el gobierno checo que la vieron como una alegoría al fracaso del comunismo y fue prohibido su exhibición por el presidente del pais. Sin embargo la facción más liberal del partido comunista, que detentaba el poder en aquellos momentos, entendió el talento de Forman y el reconocimiento en festivales de cine internacionales le hicieron líder de la cinematografía checa. Pero el éxito de Forman en su país no duró mucho, ya que la Unión Soviética y sus aliados del Pacto de Varsovia invadieron Checoeslovquia en 1968 como reacción a la Primavera de Praga. El régimen soviético recuperó el poder e inmediatamente prohibió el film. Forman escogió E.U. como lugar seguro donde continuar su prolifera carrera, logrando en 1975 uno de sus más celebrados films, A Flew over the Cukoos’ Nest, que ganó cinco premios Oscar. Desde entonces sus éxitos no pararon, Hair (1979) Amadeus (1984), Ragtime (1981). Amadeus representó a este director ocho premios de la Academia y más tarde el controversial The People vs Larry Flynt, recibió una nominación de premio de Academia de mejor director y la victoria de una globo de oro. En 1997, Forman recibió el globo de cristal por su sobresaliente contribución artística al mundo del cine en el Festival Internacional de cine de Karlovy Vary. La estatura artística de Forman resulta incomensurable, quizás la raiz de su talento resida en su desgarradora infancia víctima del nazismo o en su enfrentamiento con el sistema comunista, ya sea lo uno o lo otro, Forman es uno de los genios del cine contemporáneo que supo encontrar un nicho honesto en su filmografía hecha en su natal Checoeslavquia.

Monday, August 23, 2010

UNA ALTERNATIVA PARA CINEASTAS INDEPENDIENTES

SELLOS MUSICALES DIY ABRAZAN FILMS DIY *

Una audiencia en el Zebulon en Brooklyn ven “The Builder”.
Algunas compañías discográficas independientesestán distribuyendo películas también. Su modelo de negocios es: manténgase pequeños e informales, conozca a su público y ponga las cosas que les gusten.

Por Melena Ryzik, publicado agosto 20 de 2010. The New York Times.
Traducido por Sergio Giral
En una noche de verano unas pocas docenas de personas, muchos con gafas y bolsas de compra, se reunieron en Zebulon, un bar en Brooklyn, para ver una película nueva de bajo presupuesto llamada The Builder. La historia contemplativa de un inmigrante irlandés que se movía lentamente, impulsada por su atmósfera en lugar de los diálogos, pero la audiencia la vió pacientemente sentados en pequeñas mesas con velas encendidas y cervezas en la mano. Era la antítesis de una salida típica de una película de verano, pero dió resultado. "Es mucho más personal que verlo en un teatro". Dijo R. Alverson, el director de la película.
Todo sobre The Builder parece personal. Alverson, un músico convertido en cineasta, realizó el film con amigos y actores no profesionales y 5.000 dólares, incluido el costo de la cámara. Para su lanzamiento, buscó a Jagjaguwar, un sello disquero independiente de rock en Bloomington, IND, cuya lista de músicos incluye a Bon Iver, Río de Okkervil y la ex banda de Alverson. Jagjaguwar tranfirió The Builder a DVD y organizó unas proyecciones en espera de lo mejor. "Como distribuidores de películas, no tenemos experiencia," dijo Chris Swanson, que ayuda a ejecutar el sello disquero. "Nos estamos acercando de la misma manera que lo hicimos con la música, es como encontrar una habitación bonita y poner la obra en exhibición de una manera digna". La audiencia era pequeña, pero Jagjaguwar ya había acordado financiar la siguiente función de Alverson, que considera como una inversión artística que lo ayuda a desarrollar su obra de forma similar al lanzamiento de su primer siete pulgadas, apoyado por su banda. "Me di cuenta que su voz artística es mucho más apropiada para un film y tiene mucho sentido que continúe trabajando” dijo Swanson,”y nuestra audiencia sabe como apreciarlo”.
Jagjaguwar es una serie de sellos disqueros independientes y empresas híbridas que han recurrido a la distribución de películas, algunos siguiendo el modelo establecido por sellos determinados punk, como es el caso de Dischord y Touch and Go, que permanecen pequeños e informales, conocen a su público y ofrecen las cosas que gustan. En los últimos años, tanto el mundo del cine independiente como el mundo de la música independiente se ha estratificado, reducido por las ventas digitales, un mercado abarrotado de entretenimientos y el colapso de las principales empresas especializadas. Por el momento el dinero es más difícil que venga, pero puede gobernar la experimentación y algunos participantes del negocio han encontrado que hay un nicho y características comunes claras entre la música y el cine independientes. "Los medios no son exactamente los mismos, pero en las formas de hacer las cosas y lograrlas creo que hay muchas similitudes," dijo David Fenkel fundador de Oscilloscope Pictures junto a Adam Yauch y que es mucho mejor conocido como MCA ( Micro Channel Architecture) de los Beastie Boys. "Una campaña teatral que no es muy diferente a la de un músico que va de gira y a la creación de un evento," dijo Fenkel, llamando a la evolución de la música para películas algo "natural e impresionante".
En sus dos años de existencia, Oscilloscope Pictures ha lanzado un programa que se caracteriza por llamar la atención sobre documentales e incluso ganar nominaciones para "The Messenger" y "Birmania VJ." Este verano, Drag City, un sello disquero de Chicago, distribuyó "Trash Humpers," el quinto largometraje de Harmony Korine (el guionista de Larry Clark en "Kids"). "Estábamos muy contentos en tomarlo," dijo Rian Murphy, director de ventas de Drag City, "porque es algo nuevo y diferente y nos gusta ese tipo de cosa, y porque no tiene que ver con el actual negocio disquero, que es una decepción". Drag City, que representa a músicos como Joanna Newsom y Silver Jews, compró copias de la película y "se aseguraron de estar en constante movimiento" alrededor del país. "Trash Humpers” no fue llevado por los canales tradicionales de distribución cinematográfica," dijo Murphy, “porque no sabemos como hacerlo” y agregó, “si alguien nos evía un email y no está completamente loco o está completamente loco y tiene dinero y una pantalla…" Como resultado, la película se ha exhibido en un bar de cerveza en Chattanooga, Tennessee, una librería en Houston y el George Eastman House en Rochester, extendiendo su vida más allá de los cines de arte. ¿Cuántas exhibiciones? el Sr. Murphy no lo sabe, la empresa apenas firmó contratos con sus artistas. "Esto cambia la atmósfera", dijo. El DVD de Trash Humpers saldrá en septiembre. Trabajar con la película ayudó a Drag City a responder a una pregunta que últimamente había sido preocupante, "¿Si tienes un aparato que está diseñado para satisfacer una demanda, importa qué tipo de demanda se encuentre?”, dijo Murphy: En ese caso la respuesta no fue: contenido de culto es contenido de culto. Pero ese cálculo debe ser ajustado cuando hay relativamente poca demanda.
El año pasado Matt Grady comenzó con Factory 25, una compañía de distribución de discos de vinyl con sus películas. Con la venta de DVD en peligro por las descargas digitales, Grady sabía que necesitaría otro ángulo para atraer a los consumidores, pero él no quería sacrificar el objeto físico, por lo que empaquetó los DVD con la edición limitada de LP. "Yo quería hacerlo suave, como un producto fetiche que las personas deseen", dijo. En la mayoría de los casos, el álbum es la banda sonora del film, pero en Make-Out with Violence, una película de Zombies adolescentes que abrió en el ReRun Gastropub Theater de Brooklyn, Factory 25 se encargó de la banda musical, de la comisión no oficial, formada por los actors principales. La banda se reunió durante el rodaje y desde entonces ha salido de gira y ha tocado en el Festival Musical de Bonnaroo, en el bucólico Tennessee.
Ni la película ni el grupo es particularmente bien conocido. Una operación normal para Grady, el único empleado de Factory 25, significaba 1.000 DVD-LPs. Él necesita vender alrededor de 400 DVD para quedar parejo. También vende los lanzamiento de iTunes y ofrece descargas de su propio sitio. Su esperanza es construir una reputación a Factory 25 con un catálogo de películas, que sería difícil de encontrar en otros lugares y mantener a los coleccionistas interesados. "Estoy lanzando un documental de black metal, para algo muy específico del género, la gente quiere algo físico," dijo Grady. "Definitivamente estoy buscando títulos que tengan una audiencia específica, un núcleo que los quieran".
Esto es también una meta para Todd Sklar, quien se inspira más directamente en el mundo de la música para llevar las películas de gira. Comenzando con su propia película en el 2008, una comedia de colegiales, Sklar, de 26 años, viajó por todo el país en una furgoneta con unos amigos, durmiendo en sofás y haciendo proyecciones de películas inéditas, que incluían favoritos de festivales. El año pasado su compañía, Range Life, llevó 14 películas a 40 ciudades, utilizando su Toyota de 1986 como una oficina móvil. Ha construido una red de contactos de cinéfilos y medios de comunicación en cada parada, pero todavía está afinando su plan de negocio. "Hacemos dinero con las películas, pero como empresa sólo nos mantenemos a flote," dijo Sklar, quien se mudó a Nueva York en febrero. Para complementar sus ingresos, Range Life ha aprovechado su credibilidad de DIY  para promover películas como el documental Banksy* Exit Through the Gift Shop y este otoño llevará ocho películas a 85 ciudades.
Janet Pierson, la productora del festival de cine y conferencias para SXSW (South by Southwest) en Austin, Tex, dijo que era demasiado pronto para decir lo que podría funcionar en el cambiante paisaje creativo, pero que las posibilidades estaban llenas de energía, y agregó: "en el negocio de la música y el cine, ninguno de ellos puede contar en lo que se ha apoyado por varias décadas, es por eso que todos están tratando de averiguar lo que se puede hacer, ¿cómo podemos conectarnos con el público".
Como lo demuestran Oscilloscope e innumerables bandas independientes, el éxito puede encontrarse en las limitaciones de las principales corrientes convencionales, "Es acerca del gusto", dijo Fenkel de Oscilloscope. "Encontrar películas y lanzarlas porque deseas lanzarlas y quieres hacerlo bien, es lo que prioridad significa".
*DIY (hágalo usted mismo)
* Banksy (seudónimo del prolífero artista británico de graffiti, activista político y pintor, cuya identidad no se ha confirmado)
Artículo original en The New York Times

Wednesday, August 18, 2010

LOS FANTASMAS DE POLANSKY

Ghostwriter
Por Sergio Giral

                                                      Roman Polansky
Acabo de ver Ghostwriter de Roman Polansky basado en la novela de Robert Harris y el film ha dejado en mi una extraña sensación familiar. No se trata de una crítica al genial cineasta por la línea argumental del film, ni su desarrollo dramático y mucho menos las actuaciones de alto quilate, que hacen de este uno más de sus exitosos trabajos. El motivo de esta apreciación se debe al desarrollo dramatúrgico y estructural de este film y sus antecedents en su fimografía. Para analizar mis consideraciones debo remitirme al argumento de esta reciente obra. Un escritor fantasma inglés (Ewan McGregor) es contratado para terminar las memorias del ex-primer ministro británico Adam Lang (Pierce Brosnan), incompleta por la repentina muerte de un anterior escritor fantasma en un extraño accidente. En una fastuosa casa de una isla innombrada frente a la costa este de los Estados Unidos, el fantasma conoce al objeto de su trabajo, su esposa Ruth (Olivia Williams) , su secretaria y amante Amelia (Kim Cattrall), así como una corte de guradaespaldas y empleados que se mueven sigilosamente en la mansión. De forma imprevista, el ex-ministro Lang es acusado de autorizar durante su mandato a la CIA el uso de la tortura en prisioneros terroristas y por ende culpable de un crimen de guerra, escándalo político que trae a periodistas y manifestantes a asediar la casa. Una serie de inexactitudes en las entrevista del fantama con Lang, le hacen sospechar que la muerte de su antecesor es producto de haber descubierto algo inconvenietne en la historia del ex-ministro y esta inquitud lo mueve a investigar más profundamente el pasado de Lang. A lo largo de la trama el fantasma recurre a una serie de personajes vinculados a la vida política del ex-ministro que manipulan la verdad y los desinforman de tal forma que llega a creer en la aparente honestidad de unos y la culpabilidad de otros. Obsesionado con la investigación, se hunde en una urdimbre de datos y confidencias que lo llevan a involucrarse más de lo debido en un sombrío enjambre de traiciones y falsedades políticas, la vinculación del ex-ministro con la CIA y los motivos del asesinato del anterior fantasma, que conducen su obstinación a un desdichado final.
Así como sucede en Chinatown, Rosemary’s Baby y The Tenant, Polansky desarrolla una trama de aristas paranoides que compulsan a estos personajes a investigar lo que hay encubierto detrás de oscuras manipulaciones. El detective JJ 'Jake' Gittes en Chinatown es contratado por la esposa de un ingeniero constructor del sistema de abastecimiento de agua en Los Angeles para descubrir su infidelidad, pero cuando el ingeniero aparece muerto, Jake se intrinca en una compleja trama de engaños que lo llevan a descubrir un asesinato y la corrupción municipal.

Mia Farrow en Rosemary's Baby
Rosemary sospecha que que sus vecinos, una pareja de viejitos simpáticos, practican un rito satánico que le han hecho engendrar un hijo del diablo. En una serie de pesquisas de corte paronoide, que también llevan implícito la misteriosa muerte de un testigo, Rosemary descubre que sus miedos estaban bien fiundados. Trelkovsky (Roman Polanski) en The Tenant, es un inmigrante polaco en París, que se muda a un apartamento donde su anterior inquilina ha cometido suicidio lanzándose por la ventana. Una serie de eventos sombríos con el propietario y vecinos del lugar van desequilibrando mentalmente a Trelkovsky hasta reproducir en él la identidad de la mujer, que lo llevan finalmente a lanzarse por la ventana. Estos personajes de Polansky sufren una obsesión que los compulsa a investigar y descubrir una verdad motivo de su propia destrucción. En este sentido, Ghostwriter se encuentra más cerca de Chinatown en lo que respecta al género film noir detectivesco o lo que también se conoce como pulp fiction.
Desde su primer corto, Dos hombres y un armario (1958), realizado a finales de sus estudios en en la escuela de cine de Lodz, Polansky mostró su gusto por el humor negro y las tramas enrarecidas por la conducta humana. Dos hombre emergen del mar cargando un armario y se desplazan por la ciudad donde son víctimas de ataques hostiles que le hacen regresar al mar y hundirse en este con el armario. La elaboración estética y dramaturgica de sus filmes se encuentra llena de incidentes tan catastróficos como los de su propia vida. Después de romper con la temática oficial de una Polonia soviética debuta con, El cuchillo en el agua (1962) y decide abandonar el país y regresar a su natal Francia. El mundo libre le permite un mejor desarrollo de su identidad creativa, que da luz a Repulsión (1965) y Cul-de-sac (1966), dos filmes igualmente caracterizados por la enajenación de sus personajes. Continúa su carrera en Hollywood con Rosemary’s baby (1968), que de alguna forma vaticinaba el asesinato de su esposa embarazada Sharon Tate por la pandilla de Manson en 1969. En 1974 realiza Chinatown (1974) que le abre las puertas de Hollywood, pero estas se cierran estrepitosamente cuando es acusado de estupro a una menor de edad y escapa nuevamente a Europa para evitar la cárcel. Más recientemente, en septiembre de 2009, viaja a Suiza a recibir un premio en el Festival de cine de Zurich y es detenido por la policía debido a una solicitud de extradición de las autoridades norteamericanas por el caso de la menor, que felizmente los suizos rechazan y lo dejan en libertad. Esta serie de calamidades en la vida de Polansky parecen ser el reflejo de su propia imagen cinematográfica proyectaca al otro lado del espejo.

Roman Polansky nació el 18 de augosto de  1933, Paris, France.

Tuesday, August 17, 2010

UN FILM SIN TERMINAR


AN UNFINISHED FILM
Por casi medio siglo, una película de propaganda Nazi inacabada sobre el gueto de Varsovia, titulado simplemente "Das Ghetto" y descubierta por archivistas de Alemania del este después de la guerra, fue utilizada por estudiosos e historiadores como un registro defectuoso pero auténtico de la vida del gueto. Rodada durante 30 días en mayo de 1942 — apenas dos meses antes de las deportaciones al campo de texterminio de Treblinka, este cine mudo expone escenas yuxtapuestas  de judíos gozando de varios lujos con imágenes de profundo sufrimiento. En "Un film sin terminar," el director israelí Yael Hersonski realiza un análisis crítico de "Das Ghetto" que es notable tanto por su moderación especulativa como por su alcance filosófico, creando impresiones multiples de fuentes meticulosamente investigadas que representan a las víctimas y a sus opresores.
Crítica de cine por JEANNETTE CATSOULIS, publicada en The New York Times.
Artículo completo NYT

Monday, August 16, 2010

LAS CUEVAS

por Miñuca Villaverde

Los perros ladraban desde las cuevas de la Bella Mar. Más allá del túnel que las separaba del Malecón, paseo de piedras puntiagudas siempre mojadas por el agua del mar caliente y poco tempestuoso de la zona. Pero para el paseante chocaban contra ellas de forma intempestuosa. Placer de todos, incluidos los amantes que sobre unos muros de piedra desgastados por el tiempo y no reparados por los habitantes, sentábanse día a día a calmar el calor del cuerpo y del alma. Que para entonces el sexo y el alma iban de la mano. Mano caliente que se metía entre las piernas de los amantes, allí en los muros que separaban a ese mar de las calles por donde pocos autos transitaban ya.Pero los perros ladraban.Y con furia. Un barco hacía sonar en la distancia, allá en el puerto, su gemido de partida. Luego comprobó que este sonido se repetía en casa de su vecina, cuando el viejo inodoro se llenaba de agua y terminaba echando un suspiro de aire grave producto de lo deficiente de su vieja maquinaria. Pero para ella todos provenían de los barcos en donde hubiera deseado partir. ¿Que haría fuera? se preguntaba cuando oía el sonido. Tantas cosas, se respondía.Lo primero, comprarse una pintura de labios y un shampoo. Luego un sujetador o ‘ajustador’. Como oyó decir a sus familiares antes de la segunda invasión de los pobladores de las tierras de donde aprendieron su idioma. Venían de nuevo como conquistadores que una vez fueron siglos atrás. Ahora lo hacían apropiándose de negocios cuyos propietarios habían huído de una guerra ficticia que los nuevos gobernantes les creó en su mente. La guerra de que todo lo perdían, de que no eran nadie en su propia patria. Un ajustador, eso es. Con encajes y un alambre para realzarme el busto. Nada de relleno. Basta con lo que tengo. Y transparentes para que se me vean los pezones. Y una blusa bien entallada para que se peguen bien a los senos. Pero esa vendrá más tarde. Cuando encuentre trabajo.¿En qué puedo trabajar?. Puedo escribir. En mi idioma, por supuesto. O cuidar a una viejita que necesite ayuda. A los niños, no, que gustan de llorar. Como los perros que andan ahora por ahí ladrando y ladrando sin saber por qué. O es que algo sucede en las cuevas de lo que aún no nos hemos enterado. Tantas cosas pasan de las que uno ni se entera. Yo la cuidaré. A la viejita. Y le diré, ¿mi viejita, se siente bien? Y ella me dirá, claro, si siempre estoy acompañada de Dios. ¿Y ya lo ha visto?, le preguntaré. Bueno, con cada rezo siento su presencia, será su respuesta. ¿Y cómo se reza? le preguntaré. Entonces ella me enseñará los secretos de los rezos.Pero una voz de hombre nos interrumpirá. Es mi nieto. Hola, ¿cómo está?. ¿Y usted quién es?. Mi nueva asistenta. Trátala como es debido. Cuando termine pase por mi oficina, por favor.Terminaré de darle el puré a la viejita, le arreglaré su bata de dormir y sus almohadones de encaje y bordados y bajaré al piso bajo por las escaleras en caracol de puro mármol hasta llegar a la gran puerta de la oficina del nieto. Pase, me dirá desde su asiento de piel, rodeado de libreros de maderas preciosas, frente a una mesa labrada en algún estilo fastuoso y a la vez discreto. O quizás si la oficina sea tan moderna que sólo un mesa alargada de color negro y verde y unas sillas curvilíneas en una sola pieza, con estructuras de hierro, constituyan su mobiliario. Más allá, hacia un gran ventanal que cae hasta el piso blanco brillante, en parte cubierto por una alfombra blanca, o a lo mejor gris, se verán las ramas de algunos árboles todavía descubiertos de sus hojas verdes porque quizás el invierno no haya desaparecido de aquella ciudad. Detrás de las ramas se verá el gran parque, el de los ricos que patinan en hielo en el invierno en su lago helado y corren en trajes de sudar en pleno verano. O se besan en sus yerbas revolcándose sudorosos cuando aprieta el sol y sus carnes se pegan sin dejar espacio para que corra el viento entre ellas.Dígame; entraré. Siéntese, por favor.¿Es cierto que viene de ese país famoso por sus cavernas? ¿Las cuevas de la Bella Mar, por ejemplo?Por ejemplo.Sí, de allí vengo.Noto entonces que su vista va directo a mis pezones. Trataré de ocultarlos, pero no podré. Su mirada los hace crecer bajo la blusa elástica que llevo puesta. Sonrío con los labios rojos para distraer su mirada de éstos. No se apene, no los oculte, son muy bellos. Todo lo que está debajo de su blusa lo es. Pero usted no lo ha visto.No me hace falta, lo intuyo.Quizás mañana no lo intuya, le diré.¿Dejará el trabajo?No, cambiaré el atuendo.Eso es, pintura de labios, el ajustador, la blusa y unos panties. Para entonces ya me los habré comprado. Mis abuelos les llamaban bloomers, como los invasores del país. Luego se les dijo pantalones, tan grandes y llenos de tela eran. Pero luego fueron bikinis, a medida que se hacían más diminutos y las carnes explotaban bajo ellos como los que sufrieron la otra bomba, la atómica. Ahora les dicen tangas. O hilos dentales, por el pedacito de tela que corre entre las dos nalgas con sólo un triángulo de tela para tapar lo que hay debajo del ombligo. Ese me compraré. ¿De nuevo aquí?Sí, ¿por qué se va a ir, si me cuida muy bien?, dirá la viejita al nieto.Es que ayer casi me amenazó con irse.Algo le habrás dicho que la provocó.Me provocó cambiar mi forma de vestir, será mi respuesta. Ya llevo la tanga de encaje transparente. Pero no se nota. Sólo si me inclinó con el pantalón ajustado a recoger algo. Mis dos nalgas redondas y algo voluminosas, a pesar de mi delgadez, se separan como dos frutas gracias al hilo de la tela que se encaja entre ellas.Luego baje a mi despacho, debo pagarle.La gran puerta se abre y me dejará pasar.Si esos perros siguen ladrando no voy a poder terminar esta tarea. Y luego ese cañonazo de las nueve de la noche, anuncio de un apagón inminente. ¿A qué hora te dije que es el examen, abuela? En la tarde. ¿Ya comiste?No, ni tengo tiempo. ¿Por qué ladrarán tanto esta noche? ¿Habrá visitantes en las cuevas? Generalmente vienen de día. ¿Has visto lo felices que son? Vienen y te preguntan si no es un orgullo para nosotros tener semejantes cuevas y ese mar, esos arrecifes. Toman fotos de la gente por las calles, caminando, siempre caminando. Y hasta de las casas, con los inquilinos eternamente a las puertas de ellas. Unos sonríen, otros no. Pero en las fotos no queda grabado el ladrido de los perros. Ni el sonido del barco que parte cargado, dicen, de frutas. O de tabacos. No sé. Y hasta de drogas que te hacen volar hacia otros cielos. ¿Tú lo sabes, abuela? No. Y eso a tí ni te debe importar.¿Tú has ido a las cuevas, abuela? De niña me llevaron. ¿Y por qué no a mí? Eso tampoco te debe importar. Es para los visitantes. No cabe tanta gente. No se moleste, yo lo recojo.Me inclino con la facilidad que las largas caminatas me han dado y casi rozo con mis nalgas al nieto que viene a recoger el cheque que me acaba de entregar y por descuido ha resbalado hasta el piso junto a mí.Es cierto que se cambió de atuendo interior, me dirá. Este es tan breve como el otro. Sólo que deja ver más.Sólo vine a buscar el cheque. Si me permite, me voy.¿Y qué promete para mañana? Ni aquel atuendo ni este otro. Las sirenas de un auto de policía interrumpen por unos instantes el sonido lejano de los perros. Luego viene el silencio de la noche.Hasta los perros se callaron, ¿qué será? Las luces del barco que parte van desapareciendo más allá de los arrecifes, hacia el puerto. Buscan el mar abierto y las tinieblas de la noche.Qué extrano sonido se siente. Viene acercándose lentamente. Se va acumulando. Va llenando la casa como el ruido del huracán cuando empieza a batir. ¿Irá a tratar de penetrar por esa puerta como un tren en marcha, como aquel huracán que pasó entre nosotros aquel año?Abuela, por favor, déjame estudiar, que tengo un examen.Cuando usted siente a Dios junto a sí, ¿qué siente?, le preguntaré a la anciana.Una paz extraña dentro de mi cuerpo.¿Y no se asusta?A veces sí. Porque puedo irme hacia lugares lejanos, como si viajara en una alfombra mágica.¿Pero Dios la espera en alguna parte?No, él no tiene cuerpo. Es un poder que te lleva no sabes a dónde. Y a veces te da miedo poque no sabes cómo termina ese viaje.Abuela, te van a volver a dar las medicinas para la locura que te recetaron si sigues hablando de tus viajes en esa alfombra. De dónde es, nunca te he preguntado. ¿Es persa?¡Vete de mi lado, pecador!No le hagas caso, hija. No cree en nada.Sí, en las bocas pintadas de rojo escarlata. ¿Se dice así, escarlata?Dicen que los antiguos hacían sus dibujos en las cuevas extrayendo de las piedras metales de color que dejaban grabados el tinte en ellas. ¿Tú viste las pinturas, abuela?En aquella época no había suficiente luz artificial como ahora para verlas bien. Pero era bella la poca visión que se tenía de su interior.¿Un beso?Rojo, escarlata.Hoy no, mañana.El sonido crece por minutos. Asómate al balcón a ver qué pasa.Lo de siempre, abuela. La gente que vuelve en silencio a sus casas, caminando, siempre caminando. O los que vienen de descuartizar a una vaca que se ha muerto y se llevan los pedazos a escondidas, para comerlos.Pero es que no hay nadie. Ven y mira. La calle está vacía y mira el humo y esa sombra que vienen de allí arriba. De las cuevas, de las cuevas. Cómo ladran ahora los perros, cómo retumba la calle. ¿No lo sientes?Sí lo siento.No tiene que pegarse tanto para saludarme. Casi me caigo. Para entonces me habré comprado esos zapatos de tacones altos y finos que vi en el anuncio de la revista. Estaba en una pared de una calle, creo que en Viena. Unas piernas largas cubrían toda la pared del edificio. Y en el extremo aquellos maravillosos zapatos. Sandalias con tiras entizadas a la pierna. Y esa saya. Mejor digamos falda, para que todos me entiendan. De pura seda, ondulante, sobre mis rodillas.Me siento sobre la silla junto al ventanal y cruzo las piernas. Ya es verano. Ya la sombra de los árboles cae sobre el gran cuarto. El aire frío que surge no sé de dónde, por entre las paredes, los techos, quizás los pisos, hace agradable la estancia.Pedí algo para comer en el cuarto, me dirá. Que no sea langosta, que mucho la comí. Mis amigos las cojían del mar a escondidas y las cocinábamos en la arena a media noche. Los turistas las compraban a precio de oro. Me gusta como enredas una pierna tras la otra, me dirá. Y entonces separaré ese lazo de piernas para dejar que la falda caiga entre ellas y apoyando los pies en mis altos tacones las separaré aun más. Miraré las ramas de los árboles sin atender mucho sus requiebros. Sólo sentiré mis piernas y la zona de la separación entre ellas. ¿En qué piensas?, me dirá.Si para entonces ya no pienso, sólo siento, le podría decir. Calor entre mis muslos. Esta vez el dinero todo me lo he gastado en el vestido y las sandalias. No hay encajes bajo el traje. Siento el cuerpo pegado a las sedas. Quisiera separar más las piernas, pero no me atrevo. Las vuelvo a cruzar y entrecruzar. Contengo así el flujo que sale de mi cuerpo.Miro el árbol.El ruido se hace muy tenso. Casi sobrecogedor. Así no se puede estudiar.Y esta plancha que al primer fallo de luz pierde potencia y no hay quien la recupere hasta el día siguiente.Pero necesito la falda planchada para ir al examen, abuela.Pues creo que te vas con el pantalón de mezclilla y la blusa de algodón blanca del viejo uniforme.Y el pelo sucio también, que hoy no fui a buscar agua. Se me quitan las ganas.¿De qué?De la vida.No vuelvas a repetir eso.Sí, de la vida. Ni pintura de labios tengo.No te hace falta.Abuela, el quinqué; tengo que terminar esto.Corre, corre. Mira lo que viene por ahí.No, aquí no. Sobre esa alfombra.No tienes nada, sólo tu piel.Sube el vestido con suavidad, que se restriegue sobre mi piel; apriétalo contra ella. Para sentir resbalar las sedas. Déjame quedarme con los zapatos puestos. No me los quites. Ni la pintura de labios. Déjala intacta. No me beses.Son tanques, camiones blindados, cubiertos con telas de campaña. Llevan algo que se alza hacia los cielos, Dios santo. Son cohetes teledirigidos. Corre. Mira.Déjame acariciarme con la punta del tacón. Déjame pasarlo sobre mi muslo, más acá de éste. Enterrármelo así, así.Avanzan cada vez más, se acercan, ya pasan, retumban como un huracán. De allá vienen, de las cuevas.Sí, las cuevas, las de la Bella Mar.Nunca las vi. Dicen que sus paredes destilan rojo. Rojo escarlata cuando las rajan con algo punzante. ¿Las ves? Están ahí en donde ladran los perros; ven, yo te las enseño. Sólo me hace falta que vengas tú. Sola yo no puedo entrar.

Friday, August 13, 2010

WHAT’S GREAT IS GREAT!

From the inmortal composer Ernesto Lecuona. He left Cuba and died in Tenerife . His wish was to be returned to Cuba, when communism ends. In Cuba his house is completely in ruins
(Del inmortal compositor Ernesto Lecuona. Abandonó Cuba y murió en Tenerife. Su deseo era regresar a Cuba, cuando terminara el comunismo. En Cuba, su casa está completamente en ruinas).

Colaboración  de Fernando Castro

Thursday, August 12, 2010

Los días de la coleccionista


Por Miñuca Villaverde
La autora de estos relatos siguió en el tiempo y por el mundo a los protagonistas de cada uno de ellos, para alcanzar finalmente ese día preciso que marcó un algo muy especial en sus vidas. Y que la llevó desde a probarse todos los anillos de una anciana atrapada en un sistema poco amigo de la libertad, a pasar una noche tras las rejas de una cárcel sin saber por qué, o a lograr sentarse, sin permiso, en una silla tan prohibida como esos otros anillos. Y hasta a entregarse, a la sombra de un volcán, a un hombre casi desconocido que cambió su vida por completo. Muchos fueron los días ajenos que coleccionó y vivió en esos relatos y sólo dejó de hacerlo cuando tomó una decisión que llevaba tiempo evitando.
Para adquirir este libro:

Tuesday, August 10, 2010

LA BANDERA


LA BANDERA
"... ni un sólo hombre o mujer... tenía noción de haber sido derrotado."
Curzio Malaparte

Aquella noche dormía a piernas sueltas cuando un estruendo ensordecedor y aplastante me despertó. Lo sentí dentro de la Villa, en sus paredes y en el piso, presionados por una fuerza exterior. Lo sentí dentro de mi cabeza aún adormilada. Salté de la cama y salí al pasillo. Presentí lo peor. Quizás el derrumbe de la Villa por fuerzas divinas o un mandato judicial contra sus ocupantes. No era en el pasillo donde se generaba el ruido sino más allá, en el vacío que rodeaba el edificio.
Salí a la terraza. Allí el ruido era ensordecedor. Pepe A., envuelto en una sábana a lo patricio, miraba hacia abajo, a la calle. Por lo que pude ver de su rostro me pareció que estaba espantado. Me asomé al balcón. Un desfile infinito de tanques de guerra avanzaba por la calle. Y a cada paso dejaban sus huellas incrustadas en el pavimento. Por las compuertas abiertas asomaban las cabezas cubiertas con cascos de metal que mostraban las puntas de ametralladoras moscovitas y enarbolaban banderas con un silbar de aluminio.
Junto a los tanques desfilaban misiles y katiuskas erizadas de balas. Todos marchaban movidos por una voluntad ciega o quizás un destino manifiesto sin anunciaciones ni epifanías. Marchaban hacia el lugar donde se cambia la historia con batallas inútiles y lamentablemente pírricas
Los vecinos de la cuadra, del barrio y de toda la ciudad habían salido a las puertas y balcones. Con ojos soñolientos y bocas entreabiertas por el estupor, disfrutaban de un espectáculo gratuito sin sospechar que ya habían pagado de antemano el derecho de entrada. Espectadores y actores a la vez, cumplían su doble papel con la alegría del resignado. Algunos cortaban el aire con las manos a modo de saludo. Otros ondearon banderas que en medio de la oscuridad resultaba difíciles de reconocer. Eran banderas diseñadas para ciegos, que sólo podían palpar la tela y estrujarla para conocer su textura y dimensión, pero desconocían sus colores, los diseños y las insignias que hacen de un trozo de lienzo, una bandera. Se conformaban con blandirlas al viento con el gesto cansado de los moribundos.
_Están ciegos, no saben lo que hacen_
Mascullé entre dientes. La angustia me embargaba.
_Los ciegos, guían a los ciegos _sentenció Pepe A.
_¿Crees en realidad que vaya a pasar algo? ¿Qué los americanos se atrevan a atacar La Isla? _pregunté.
_No son los americanos sino los rusos nos han metido en este lío _dijo Pepe con desprecio_. Y el Máximo Líder se presta para el show.
Machito y Kary la Sola se nos unieron. Y luego, Molinaro y Hermes. MOG no apareció por lugar alguno o quizás se encontraba encerrado en su habitación para no exponer sus vulnerables pulmones a la ira que en él despertaba aquel arrebato bélico.
_Este es el final. Los americanos nos van a hacer polvo_gritó Machito.
_No creo que se atrevan. Sería una masacre, un genocidio _exclamó Molinaro con voz trémula por el miedo.
_Si los rusos no se llevan los cohetes, nos van a hacer polvo. Eso te lo seguro _sentenció Machito.
_Nos van a movilizar a todos. Ya lo dijeron. En pocos minutos seremos carroñas. Hiroshima en el trópico. Pero no importa. ¡Aquí estamos!_gritó Pepe A. a la muchedumbre_. ¡Enfrentaremos los aviones cargados de armas nucleares con el mejor espíritu deportivo! Yo, por mi cuenta, me pasaré al bando enemigo, me acostaré con los soldados y les pegaré una gonorrea. Cada cuál usa sus propias armas en un momento como éste.
Todos reímos el buen humor de Pepe. A en medio del descalabro atómico en que nos encontrábamos. Nuestra risa no era más que el reflejo de la de todos los habitantes de La Isla, que se reían como retando el estupor ante una muerte terrible. Pero el estupor se convirtió en alegría con las primeras luces del amanecer cuando los tanques comenzaron a brillar bajo los rayos de sol y sus destellos hirieron los ojos de sus espectadores.

Por las compuertas de los tanques asomaban cabezas cubiertas por cascos de metal que se erguían y mostraban el torso cruzado por bandoleras erizadas de balas. Sonreían al paso. Algunos alzaban los brazos y los agitaban a modo de saludo triunfal. Aquel día no circularon los vehículos acostumbrados, ni el transporte urbano, ni las carrozas fúnebres en su peregrinar al cercano cementerio. Aquel día fue sólo para los tanques.
Faltaban pocos momentos para que el sol se entronara en medio de un cielo desnudo de nubes y aún no terminaba el desfile de armamentos. El clamor popular crecía y algunos se atrevieron a lanzarse a la calle, jubilosos ondeando sus banderas y gritando consignas que se perdían con el estruendo de los hierros. Entonces vi a Paulina, la vieja presidenta del Comité de Defensa, lanzarse al ruedo con la determinación de un espontáneo. Cruzó de un salto la distancia que la separaba del centro de la calle y agitando una bandera roja con la destreza de un taurómaco, se enfrentó jubilosa a uno de los tanques.
El proceso de trituración fue lento y sistemático. A cada paso de la estera dentada, el cuerpo de Paulina iba desapareciendo bajo los garfios de hierro. Primero fueron los pies porque, al pretender huir de la embestida, la vieja resbaló y cayó a lo largo mirando al cielo sin nubes. La dentellada continuó su voraz encuentro engullendo las piernas flacas y aplastando el vientre, no sin un ligero ladeo bajo la dureza de los huesos pélvicos. Después fue el estómago. Reventó lanzando las entrañas por los aires e incrustándolas en las paredes de las casas y en algunos rostros de los espectadores. El pecho fue la faena más dificultosa. El tanque se empinó sobre el costillar de la vieja y después de un crujir de huesos tomó la plaza. El corazón quedó palpitante y abierto. Siempre se ha dicho que el cráneo explota como una calabaza, pero en esta ocasión el símil no se cumplió. Las cuchillas de la estera fueron cortando en rebanadas la cabeza de la vigilante, de tal forma que la boca, la nariz, los ojos y la frente podían separarse en partes iguales y volverse a componer como eran antes.
La parada continuaba y una tras otras las esteras de hierro pasaron sobre los despojos de Paulina. Los vecinos de la cuadra esperaron hasta la caída de la tarde, cuando el desfile de armamentos terminó, para acercarse a Paulina o más bien, a la fina tela en que se había convertido. Unos lloraron y otros rieron y hubo quien celebró el final de la vieja. Ya Paulina no informaría más a la policía secreta los delitos contra las propiedades del Estado, las reuniones ilícitas, los huéspedes no autorizados, las fiestas a deshora, los regresos a deshora, las levantadas a deshora, las siestas a deshora, los paquetes misteriosos, las ropas extranjeras, las orientaciones sexuales, las relaciones con extranjeros, los plantes ñáñigos, los rogamientos de cabezas, las comuniones eclesiásticas y las ansias que tenían de preservar su individualidad los residentes de la cuadra.
Uno de los miembros del Comité sintió la obligación de recoger los despojos. Trató de despegar la tela que era Paulina, pero ésta se mantuvo firme pegada al pavimento. La masa de huesos y vísceras trituradas había dibujado un atractivo diseño en la tela. Mongo, un sepulturero del cercano cementerio, se acercó al ruedo pala en mano y apartó a empujones a los curiosos. Con la habilidad que da años de cavar fosas, insertó la pala en uno de los bordes de la tela y la despegó del pavimento con delicados golpecitos. Los demás ayudaron al sepulturero, tomaron la tela por los bordes y la fueron levantando a medida que se despegaba del pavimento. Así pudieron comprobar lo fino y delicado del tejido, que traslucía los rayos del sol.
Finalmente, Mongo enarboló lo que había quedado de Paulina y entonces atónitos descubrieron la verdadera naturaleza del tejido y sus diseños. Se trataba de una bandera. Diferente a las otras que ondeaban en las astas de la ciudad. Nueva y desconocida, ostentaba una fulgurante estrella solitaria en medio de un corazón abierto. Franjas multicolores la atravesaban para coincidir en un triángulo negro y profundo como las fosas que Mongo abría cada día en el cementerio.
El júbilo corrió por la cuadra y pronto todos los vecinos se unieron a la comitiva que enarbolaba la bandera. Levantaban los puños al cielo cargado de bombas nucleares y vociferaban su conformidad con el holocausto. A la gritería se sumaron los negros de El Fanguito, quienes a paso de Mozambique desfilaron llevando en alto la bandera. Pasearon su trofeo cuadra arriba y cuadra abajo durante todo el día. Al anochecer, exhaustos de tantos aspavientos y delirios, decidieron regresar a sus casas, no sin antes envolver la bandera como se debe y guardarla en una caja de cartón de leche condensada a modo de cofre. Al día siguiente, después de una reunión con todos los vecinos, Mongo, el sepulturero, fue elegido el nuevo presidente del Comité de Defensa de la Revolución. Y Paulina fue proclamada en bandera e insignia patriótica de la cuadra.
A los pocos días, los moscovitas retiraron sus ojivas nucleares de La Isla a cambio del desmantelamiento de otras similares que el vecino imperialista tenía en Turquía y de la promesa, por parte de los americanos, de no invadir La Isla con el propósito de derrocar al Máximo Líder. La tranquilidad regresó a las calles y la población se incorporó a la faena cotidiana de sobrevivir, ignorando u olvidando rápidamente los sucesos que pudieron hacer volar el mundo.

(fragmento de la novela VILLA MISERIA, de Sergio Giral)

Monday, August 9, 2010

Friday, August 6, 2010

PARIS BY NIGHT

Sergio Giral Jr. pinta con fotos a `París de noche'
By OLGA CONNOR
Especial/El Nuevo Herald

Unos cuadros de amplio formato con visiones lúcidas de la aptamente llamada Ciudad Luz conforman la muestra fotográfica París de noche en la galería Casa Turquesa de Coral Gables. Su creador es el pintor cubano Sergio Giral Jr., que ha desarrollado su carrera en Europa. Hijo del cineasta cubano Sergio Giral, radicado en Miami hace muchos años, Giral Jr., se fue a vivir a París desde 1987, donde ha trabajado como pintor, cineasta y fotógrafo. Fue allí que conoció al artista francés Louis Cane, cofundador del grupo ``Support-Surface'', y en 1989 expuso en el prestigioso Hotel Drouot, promovido por Isabelle Choko. Esta exposición en Miami define su sensibilidad ante su adoptiva ciudad, al mostrar toda la luminosidad inherente e imaginada de sus calles en la noche, con un arte explosivo, sutil y futurista.
``Lo hago a partir de negativos'', explica el artista, ``trato de utilizar técnicas naturales: la emulsión del negativo, las químicas, y el grano al mismo tiempo, hay que saber que el platino tiene grano, y cuando las fotos se amplían los granos intervienen, son elementos, como una materia plástica. La fotografía digital aún no tiene ese encanto''.
En otras palabras, es una composición plástica a base de fotos, mucho más que una fotografía. ``Está mi participación: el ojo del artista, la sensibilidad del artista que capta una imagen interpretada en el funcionamiento interno del cerebro, que es donde se captan las buenas imágenes. Tengo también experiencia, porque soy pintor, y eso es lo que trato: pintar con las fotos''. Según la crítica Sandrine Chollet: ``Giral revela una ciudad inmersa en la noche, y describe paisajes como si fueran fantasmas o algo irreal, producto de la exposición de la luz en movimiento''.
La presentación de la muestra indica que se ha inspirado en ``ritos chamánicos, la alquimia del color y la metamorfosis de la materia''. ``Eso ya forma parte de sentimientos y experiencias personales'', acota Giral, Jr. ``Siempre he estado muy cerca de lo espiritual: el chamanismo se refiere al tema del espíritu, y la metamorfosis de la materia viviente se entiende como que la materia se transforma. No es lo mismo la transformada por el tiempo que la transformada por el artista, donde el tiempo es relativo; pero toda obra de arte debe ser intemporal y al mismo tiempo inmortal, haciendo referencia a la vida eterna, es decir, es eterna si sus calidades son reconocidas''. Desde este punto de vista se implica que la obra del artista tiende a la trascendencia. ``Es una idea y un sentimiento que se materializan y que se vuelven intemporales para volverse progresivamente inmortales'', afirma. ``Eso es lo que considero el arte, y ahí me apoyo para desarrollar mi obra''. Chollet coloca su trabajo dentro de ``un neoexpresionismo que transita entre la figuración y la abstracción''. Pero también bordea los ideales surrealistas en sus aspectos subconscientes, en la opinión del reconocido fotógrafo y cineasta Mario García Joya: ``Es admirable su habilidad para transmutar la prosa realista del documento fotográfico en imágenes oníricas, las que, con un lirismo abierto a muy diferentes sensaciones e interpretaciones, ponen a prueba la capacidad receptiva del espectador''.
Nacido en 1963, Giral Jr. estaba sin embargo más politizado a los veinte y pico de años, cuando a mediados de los años 80 se unió a un movimiento contestatario en La Habana, que se denominó ``Arte Calle'', integrado por un grupo de jóvenes artistas identificados como la vanguardia de la contracultura en Cuba. Ahí fue cuando comenzó a practicar la fotografía y la serigrafía en el taller ``René Portocarrero'' de La Habana Vieja, donde colaboró con el artista norteamericano Robert Rauschenberg. Este grupo se alzó antes de la revuelta de fines de los años 80 en la Unión Soviética. ``Yo expuse en el Museo de Arte Moderno de Bellas Artes con el grupo Arte Calle antes de la `perestroika' '', advierte Giral, Jr., ``allí Juan Si se momificó con unos plásticos de aluminio e hizo su performance, y yo había hecho una instalación de dos cuadros, uno en el suelo y otro recostado en la pared, con una cruz detrás, y puse una inscripción que decía `no desistas de tu espacio, el tiempo reta', como un mensaje''. Casi todo este grupo estaba con otro artista, ``Aldito'' Menéndez, hijo de Aldo Menéndez, que era el director del taller de serigrafía. Pero añade Giral, Jr., que enseguida él se fue a París, donde se identificó con la nueva cultura occidental europea, que le permitió tener elementos teóricos, madurar, y también aceptar, de manera puramente consciente, su espiritualidad. •
`París de noche', mañana, de 7 a 11 p.m., en la Galería Casa Turquesa, Aragón Avenue 391, Coral Gables.

Wednesday, August 4, 2010

An Angry Soul From a Hard Island

An Angry Soul From a Hard Island
By JEANNETTE CATSOULIS
Published: August 3, 2010
“The Sicilian Girl” is the fictional account of the true story of a teenager who testified against the Mafia.
Read article in:  The New York Times